28 de enero de 2016

El Significado De "El Mundo Es Vegano, Si Lo quieres."




Algunas personas no parecen comprender la idea detrás del eslogan "EL MUNDO ES VEGANO! Si lo quieres." 

En realidad es algo muy simple. Hay tres ideas centrales aquí.

Primero; esta expresión denota que el veganismo es una elección moral y que es algo que podemos hacer hoy —ahora mismo— si consideramos que los animales importan moralmente. Más aún, es una elección que debemos elegir si consideramos que los animales importan moralmente. Si no somos veganos, estamos participando directamente en la explotación animal. No hay otra elección al respecto.

Los bienestaristas apoyan los "caminos personales" y el "reducetarianismo", y enfatizan sobre la dificultad de ser vegano. Ellos promueven la idea de la explotación "compasiva". Hablan sobre veganismo de una forma relativista como una cuestión de "hacerlo a tu manera". Para ellos, hacerse vegano es un "sacrificio". Para los abolicionistas veganos es una alegría. Es nuestra forma de decir "no" a la participación en la violencia institucionalizada contra los no-humanos.

Cuando, en diciembre de 1969, John Lennon y Yoko Ono lanzaron una publicidad en el Times Square de Nueva York que decía "!LA GUERRA HA TERMINADO! Si lo quieres"; ellos estaban expresando una sencilla idea: la guerra de Vietnam podría finalizar inmediatamente si un solo hombre —Richard Nixon— decidiera terminarla. Y todas las guerra podrían terminar para siempre si llegáramos a la decisión colectiva de que ninguna guerra es una opción aceptable y que deseamos la paz.




"!EL MUNDO ES VEGANO! Si lo quieres" refleja de forma similar que acabar con la explotación animal es algo que podemos elegir ahora mismo tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Es sólo cuestión de querer elegir esta opción.

No tiene sentido que hablemos de justicia y no-violencia con la misma boca con la que consumimos productos de injusticia y violencia —y nosotros consumimos esos productos.

Hay, por supuesto, situaciones de "isla desierta" que implican una compulsión real y en la que la opción de no dañar a los no-humanos no es posible. Pero esas situaciones son muy excepcionales e, incluso en esas situaciones, dañar a los no-humanos no es moralmente correcto —y es tan moralmente erróneo como si estuviéramos en una situación de compulsión que conllevara tener que dañar a un ser humano inocente. Seres humanos han sido matados y comidos en situaciones de "isla desierta". El daño podría ser excusable teniendo en cuenta la compulsión de ambas situaciones. Sigue siendo moralmente erróneo pero la culpabilidad moral está mitigada por la compulsión.

A lo largo de 30 años respondiendo cuestiones acerca de islas desiertas, todavía tenemos pendiente conocer a alguien que se haya visto en una situación real de isla desierta. Hemos conocido a mucha gente que simplemente no quiere dejar el queso. Por tanto, ¿podríamos centrarnos en problemas reales, por favor?

Pueden darse circunstancias cercanas a la compulsión real en personas que tengan verdaderas dificultades para acceder a comida vegana. Su conducta podría ser menos inmoral que la de otros, pero sigue siendo inmoral. Los abolicionistas deben tener en cuenta las circunstancias y el contexto social en el que se encuentra la gente, pero el marco moral no puede ser comprometido.

Segundo; mucha gente ya acepta que dañar a los animales nohumanos en ausencia de compulsión es moralmente erróneo. De hecho, la mayoría de la gente considera que dañar a un animal requiere una justificación moral y que el placer, la diversión y la conveniencia no constituyen una justificación moral.

Esto es por lo que mucha gente —incluyendo a los no veganos— reaccionan enfurecidamente ante la "crueldad animal" en casos que implicaron a Michael Vick y Mitt Romney: porque aceptan que el placer, la diversión y la conveniencia no pueden justificar el daño hacia los animales.

Los abolicionistas veganos animan a la gente a reconocer que lo que ellos ya piensan respecto de los animales nos obliga a dejar de comer, vestir y utilizar animales cuando nuestra única excusa es el placer del paladar o la moda.

Tercero; si cada vegano que hay actualmente convence a otra persona para hacerse vegana en este año, y esto se repite en los años siguientes, el mundo entero se haría vegano en un periodo relativamente breve. Por ejemplo, una estimación modesta sobre el número de veganos en el Reino Unido es de 150,000 sobre una población aproximada de 65 millones. Si cada uno de estos 150,000 convence a otra persona para hacerse vegana este año, habría 300,000 veganos al año siguiente y si esto se repite en los años siguientes entonces dentro de ocho años [600,000, 1.2 millones, 2.4 millones, 4.8 millones, 9.6 millones, 19.2 millones, 38.4 millones, 76.8 millones] el Reino Unido sería vegano.

Esto, obviamente, no va a suceder, pero es una muestra de cómo la educación vegana puede ser efectiva si elegimos promover el veganismo en lugar de apoyar las campañas bienestaristas y monotemáticas que promueven continuar con la explotación animal.

En resumen, EL MUNDO ES VEGANO, si lo quieres.

9 de enero de 2016

Un Ejemplo De La Futilidad De La Reforma Bienestarista: La Campaña de "Animal Aid" Sobre Las Granjas de Cerdos




Animal Aid, una organización británica que promueve la reforma bienestarista, ha anunciado una nueva campaña. Animal Aid desea tu ayuda y donación para detener que se apruebe la construcción de una granja industrial de cerdos en Lincolnshire. 

Si esta campaña tiene éxito, la granja será construida en otro lugar.

Los cerdos serán igualmente esclavizados y asesinados.

Si Animal Aid tiene éxito en detener la construcción de esa granja en cualquier parte —a pesar de que esto es más bien imposible— otro tipos de granjas, más tradicionales, serán construidas para satisfacer la demanda.

Los cerdos serán igualmente esclavizados y asesinados.

Si Animal Aid tiene éxito en detener la construcción de  todas las granjas de cerdos —algo completamente imposible— las granjas actuales se expandirán para satisfacer la demanda de carne.

Los cerdos serán igualmente esclavizados y asesinados.

Pregunta: ¿Qué hace este tipo de campaña para ayudar a los animales?

Respuesta: Nada. Absolutamente nada. Si la campaña tiene éxito, ni un solo animal será salvado.

De hecho, el efecto real de esta campaña es negativo.

Esta campaña refuerza la idea en la mentalidad de la gente de que el problema está en cómo tratamos a los animales que usamos y no en el hecho mismo de que estamos explotando a estos seres vulnerables. Esta campaña refuerza explícitamente la idea de que la carne que proviene de una granja tradicional es una carne moralmente aceptable.

Este tipo de campaña reafirma a la gente en su idea de que puede continuar comiendo animales siempre que no provengan de granjas industriales.

El hecho de que Animal Aid ofrezca ayuda a la gente para hacerse vegana no hace que sus campañas bienestaristas estén bien.

El único camino para acabar con la explotación animal es educar a la gente para que reconozcan que si los animales importan moralmente entonces no podemos tratarlos como recursos y tenemos la obligación de no comerlos ni de usarlos en general.

Necesitamos educar a la gente para comprender que, si los animales importan moralmente, el veganismo es un imperativo moral.

Veámoslo desde esta perspectiva: la estimación más modesta sobre el número de veganos en el Reino Unido es de 150,000. La población del Reino Unido es de 64 millones. Si cada uno de estos veganos convenciera a otra persona para hacerse vegana, al año siguiente habría 300,000 veganos. Si este patrón se repite cada año, tendríamos 600,000, 1.2 millones, 2.4 millones, 4.8 millones, 9.6 millones, 19.2 millones, 38.4 millones, 76.8 millones. Un Reino Unido vegano en nueve años.

Así que podemos tomar parte en la educación vegana abolicionista. O podemos malgastar nuestro tiempo y dar nuestro dinero a gente que propone medidas que no sólo no ayudan a los animales sino que envían un mensaje erróneo a la gente.

La elección es nuestra.

2 de enero de 2016

Activismo Abolicionista y Educación Vegana: Sobre la Salud



Recordemos que al conversar con un no-vegano, estamos tratando con alguien que piensa que consumir productos animales es tan natural, y necesario, como respirar y que nuestro planteamiento le resultará probablemente tan extraño como si le sugiriéramos que dejara de respirar.

Ésta es una de las razones por la que es importante conocer bien los aspectos nutricionales del veganismo para poder entablar un debate provechoso al respecto.

Hay quien piensa que cualquier discusión sobre la salud significa despreciar la cuestión moral. Pero esto sólo sería cierto si alguien argumenta que debemos ser veganos principalmente por motivos de salud personal. Yo me estoy refiriendo a la creencia de que comer animales es necesario para la salud. Esto es algo totalmente distinto.

Aunque creamos que, a nuestro modo de ver, una dieta vegana saludable es mucho mejor que cualquier otra opción, siempre debemos dejar claro que ése no es el punto. El punto es que no hay evidencia de que no podamos estar sanos con una dieta vegana saludable. Los productos de origen animal no son necesarios. Éste es el punto.

Si queremos que la gente comprenda bien la cuestión moral, necesitan entender que el imperativo moral del veganismo no se traduce en "estás obligado a hacer algo que te perjudica".

Eduquémonos a nosotros mismos para así poder educar a los demás. Aquí hay un buen lugar para comenzar.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...