12 de diciembre de 2015

Animales como propiedad



Un hombre fue arrestado y acusado de causar sufrimiento innecesario a unos cerdos obligándolos a morir de hambre.

Pero si él no los hubiera matado de hambre, esos cerdos habrían conocido una muerte horrible en un matadero. Y ese sufrimiento sería también "innecesario" porque no tenemos ninguna necesidad de comer productos animales.

Pero los animales son propiedad, así que cuando el sufrimiento innecesario nos produce dinero, está bien.

Cuando el sufrimiento innecesario no nos da dinero, entonces no está bien.

Pero en ambos casos, el sufrimiento es innecesario. La única diferencia está en si la propiedad fue usada productivamente o no. El sufrimiento "innecesario" que condenamos es el sufrimiento que no es económicamente productivo.



4 de diciembre de 2015

No Hay Tercera Opción




Sólo hay dos opciones:

Opción 1: Dejamos de comer, vestir y utilizar a todos los animales nohumanos.

Opción 2: Continuamos participando directamente en explotar a los animales nohumanos.

No hay tercera opción. O somos veganos o estamos participando directamente en la explotación animal.

"!Espera!" gritan los bienestaristas, "Incluso si somos veganos, los animales están siendo matados en el cultivo de la tierra. No podemos ser perfectos así que está bien no ser veganos siempre que intentemos reducir el sufrimiento".

Aquí se puede ver a Bruce Friedrich, de Farm Sanctuary, un partidario de la reforma bienestarista desde hace muchos años, diciendo que los veganos también explotan animales y que no podemos ser perfectos:


Esto es un completo absurdo. Podemos comprobarlo yendo al contexto humano.

Incluso si llevamos un automóvil de forma responsable, la gente morirá en accidentes de carretera. ¿Significa eso que no hay una diferencia cualitativa entre matar gente deliberadamente y conducir de forma responsable a pesar de habrá humanos que mueran en accidentes? Claro que no. La posición bienestarista aplicada al contexto humano nos conduce a decir que como no podemos evitar los accidentes de carretera, entonces está bien cometer asesinatos siempre que intentemos reducir el sufrimiento al hacerlo. Nadie aceptaría semejante posición.

Si todos fuéramos veganos y asumiéramos que los animales no-humanos son personas, indudablemente encontraríamos mejores formas de evitar los accidentes y las muertes de animales durante el proceso de la agricultura. Pero hay una diferencia significativa entre asesinar a X y que X muera en un accidente de tráfico. Todos podemos darnos cuenta de esto pero los bienestaristas tienen problemas para aplicarlo en el contexto animal.

Y eso es profundamente especista.

En el momento en que aceptas la idea bienestarista de que es moralmente aceptable no ser veganos porque estás en un "camino", ya has aceptado el especismo.

Nosotros nunca hablaríamos de "caminos" y "pequeños pasos" cuando se trata de cuestiones fundamentales sobre derechos humanos. Nunca diríamos, por ejemplo, que si alguien es racista entonces debemos animar a esa persona a adoptar "pequeños pasos" y ser un racista "amable" porque esa persona está en un "camino". Cuando se trata de derechos humanos, somos muy claros. Pero cuando las víctimas son animales nohumanos, todo es una cuestión de "caminos", "pequeños pasos", y relativismo moral.

Y eso es profundamente especista.

Por supuesto que el mundo no se hará vegano de un día para otro, pero aquellos de nosotros que creemos en los derechos animales tenemos la obligación de dejar claro que el veganismo es un imperativo moral: tenemos la obligación de ser veganos y nada menos puede satisfacer nuestra obligación moral para los animales. Quienes nos escuchan y se preocupan por ello podrían elegir hacer menos: por ejemplo, reducir su consumo de carne. Pero eso debe ser su elección y nunca debe ser lo que promovamos en nuestro activismo.

El mundo no será vegano en tanto que los animalistas no promuevan el veganismo como base moral. Y si cada uno de nosotros que ya es vegano persuadimos a otra persona para hacerse vegana en el próximo año, y esta dinámica se repite durante una docena de años, el mundo se haría vegano.

Eso no va a suceder, pero si todos lo asumimos como objetivo conseguiríamos al menos un progreso. El movimiento de la explotación "feliz" que existe ahora lo único que consigue es llevarnos hacia atrás.

23 de noviembre de 2015

Una reflexión sobre el "reducetarianismo"




¿Cómo puede alguien creer que el "reducetarianismo" es moralmente aceptable?

La violencia sexual contra las mujeres es rampante. En los Estados Unidos de América, 1 de cada 4 mujeres ha sufrido abusos sexuales; en el Reino Unido 1 de cada 5 sufre violencia sexual.

¿Podría alguien creer que es apropiado promover una campaña "reducetariana" en lo referente a la violencia sexual? Por supuesto que no.

Si promovemos el veganismo de una manera clara e inequívoca como aquello que le debemos a los animales, la gente que escucha el mensaje y se preocupa por ello pero que no está todavía preparada para ser vegana reducirá seguramente su consumo de animales. Esa es su elección. Pero eso no es lo que nosotros debemos promover como nuestra postura moral.

Las páginas reducetarianas dicen: "Comer menos carne es bueno para el bienestar de los animales". Decirle a la gente que comer menos carne nos permite despreocuparnos de nuestra obligación moral hacia los animales es tan moralmente obsceno como promover la idea de que "violar menos mujeres es bueno para el bienestar de las mujeres". 

Las páginas reducetarianas dicen: "Para ser más efectivos en salvar animales, céntrate en reducir tu consumos de aves y animales marinos. Los pollos y los peces, debido a su menor tamaño, constituyen la mayoría de animales matados para comida."

Así que puedes ir a comer cerdo o cordero en su lugar. ¿Y esa es la forma "más efectiva" de salvar animales? Disculpen. La forma más efectiva de salvar a los animales es no comer, vestir y usar animales.

Si apoyamos el reducetarianismo, apoyamos la explotación animal. Es así de simple.

Si de verdad creemos que los animales importan moralmente, debemos promover abolicionismo vegano. Si la gente quiere hacer menos que eso, debe ser su decisión y no lo que nosotros promovamos.



13 de noviembre de 2015

Una reflexión para hoy




Si explicas a otras personas las razones por las que el veganismo es un imperativo moral, y por las que deben preocuparse moralmente por los animales, pero no están todavía dispuestos a ser veganas, se verán motivadas a reducir su consumo de productos de origen animal en tanto que reflexionan sobre el veganismo. Todavía no habrán llegado al veganismo —de momento— pero habrás dejado claro lo que importa moralmente y a lo que deben aspirar.

Si le explicas a alguien que no necesita ser vegano y que puede satisfacer sus obligaciones morales simplemente reduciendo su consumo de productos de origen animal, es muy probable que nunca se haga vegano.

Algunos bienestaristas dicen que si explicas a la gente por qué el veganismo es una base moral, y que deben vivir moralmente, pero todavía no están preparados para ser veganos, entonces no harán nada y se limitarán a creer que eso es demasiado "extremo". Decir que esto es absurdo sería un insulto a la absurdidad. 

Seamos claros en un punto básico: el veganismo es un imperativo moral. Si una persona considera que los animales tienen valor moral, el veganismo es la única respuesta que tiene sentido. Si alguien quiere hacer menos que eso, que sea su elección y no lo que nosotros promovamos.



3 de noviembre de 2015

Acerca de los medios y los fines




Muchos de nosotros decimos que valoramos la noviolencia pero muchos somos consecuencialistas que pensamos que la noviolencia puede ser conseguida a través de medios violentos.

Así nos encontramos personas que dicen que odian la guerra y la violencia pero que promueven la guerra –o el genocidio o la "limpieza étnica" o lo que sea– como supuestos medios para lograr la paz. Nos encontramos con personas que dicen que desean la igualdad pero promueven la discriminación de algún tipo u otro como un supuesto medio para lograr la igualdad. Y nos encontramos con "animalistas" que dicen que rechazan la explotación animal pero que promueven la explotación animal como un supuesto medio para lograr el objetivo de abolir la explotación animal.

La historia de la humanidad es la historia de las grandes ideas que nunca se han conseguido porque los medios elegidos para lograrlas era fundamentalmente contradictorios con ellas. Esa es la razón primaria por la que no soy consecuencialista y defiendo los derechos como base mínima de respeto para los intereseses fundamentales de los humanos y los no-humanos. Los medios deben ser consistentes con los fines; y cuando no sólo no son consistentes sino que además entran en conflicto con ellos, los medios simplemente perpetúan el mal que supuestamente buscan terminar.

Por ejemplo; cualquiera que de verdad crea que debemos lograr el veganismo promoviendo el no-veganismo está profundamente confundido y equivocado. Promover la explotación "feliz", el "reducetarianismo" y similares sólo conseguirá que la gente se sienta confortable con la explotación animal. Y eso es precisamente lo que buscan. ¿De verdad alguien cree, por ejemplo, que Whole Foods está anunciando la carne "feliz" porque espera o pretende acaso que todos seamos veganos "al final"? Si podemos creer eso, probablemente también podamos creer en el Conejo de Pascua.



2 de noviembre de 2015

Acerca de una total confusión



Algunos animalistas piensan que la diferencia entre el Enfoque Abolicionista y los enfoques bienestaristas es una mera cuestión de "estrategia".

Error.

Primero; muchos bienestaristas creen que la explotación animal no es objetable por sí misma y no buscan la abolición del uso de animales.

Segundo; incluso si un bienestarista busca la abolición a largo plazo, promover la explotación "humanitaria" y el "reducetarianismo"para conseguir ese objetivo es absurdo.

Veámoslo así: decir que yo quiero X a largo plazo pero promover no-X como forma de conseguir X no tiene sentido a varios niveles. Eso es como decir que si quiero un mundo sin violación entonces lo que voy a promover es una violación "humanitaria" para acabar con la violación.

El Enfoque Abolicionista mantiene que los medios deben ser coherentes con los fines. Y que el único medio coherente con la abolición de todo uso de animales es promover, de forma clara e inequívoca, que no comamos, vistamos o usemos animales en ninguna forma. Es decir, el medio para conseguir la abolición es promover el veganismo.



19 de septiembre de 2015

Come Con Conciencia: Este libro de lectura fácil te ayudará a pensar con claridad acerca de los animales




Te preguntarás, ¿por qué no lo había pensado de esta manera antes?

El Prof. Gary L. Francione y la Prof. Anna Charlton, quienes han sido veganos por muchos años, explican por qué nuestro uso de animales como comida va en contra de nuestra intuición ampliamente compartida que hacer daño a animales innecesariamente está mal. Ellos abordan las preguntas y objeciones más frecuentes con respecto a una dieta vegana y demuestran que ninguna de nuestras excusas para comer animales funciona. Lleno de claridad y sentido común sobre la ética animal, sin jerga ni teoría abstracta, este libro corto y escrito con claridad cambiará la forma en como piensas acerca de lo que comes.

14 de septiembre de 2015

Los Huevos "Libres de Jaula" de McDonalds, Peter McSinger y el Movimiento McAnimalista




En 2012 entró en vigor la "prohibición" de la Unión Europea sobre las jaulas de batería para gallinas usadas como ponedoras. Escribí una entrada en el blog y analicé cómo, incluso teniendo en cuenta que esa supuesta "prohibición" no era sobre las jaulas de batería sino que sólo obligaba a los productores a usar jaulas "enriquecidas" para las gallinas, y que incluso los bienestaristas más conservadores sabían que las jaulas "enriquecidas" constituían un "fracaso" acerca de los "graves problemas de bienestar" de las jaulas convencionales, Peter Singer, el así llamado "padre del movimiento de derechos animales", declaró, en un artículo para la CNN titulado: "Singer: Los Huevos Éticos de Europa" que debemos:
"celebrar un mayor avance en el bienestar animal, y, por tanto, para Europa, un paso adelante en convertirnos en una sociedad más civilizada y humanitaria"
Bueno, si Singer estaba feliz con la "prohibición de 2012, ahora está exultante dado que McDonalds anunció el martes 8 de septiembre que espera poder reemplazar todos los huevos que usan por huevos "libres de jaula" en diez años. En su ensayo, "McDonald’s rattles the hen cage", Singer declara:
«El martes sucedió la que podría ser la mayor victoria conseguida hasta ahora: McDonalds anunció que que dejarán de usar huevos provenientes de gallinas enjauladas en los Estados Unidos y Canada.»
¿"La mayor victoria conseguida hasta ahora"?

Esto:


y esto:



es "la mayor victoria conseguida hasta ahora"?

Y dice Singer que conseguir esta "victoria" costó cuarenta años. Aunque, en realidad, serían más bien cincuenta, Peter. Olvidaste añadir los diez años adicionales de la fase de transición. 

Es tremendo que Singer declare esto como alguna clase de "victoria". Pero Singer no sólo actúa como un promotor del movimiento de explotación animal feliz: él fundó ese movimiento en 2005 cuando envió una carta abierta –firmada conjuntamente con todos los grandes grupos animalistas– a John Mackey, director de Whole Foods, expresándole "agradecimiento y apoyo" por el "pionero" programa de Whole Foods para una explotación animal feliz:



Cuando se le preguntó acerca de si su apoyo en esta carta de 2005 fue "un apoyo para Whole Foods en favor de aplicar la palabra ´compasión´ a la matanza de animales y el procesamiento de sus cuerpos", Singer respondió
«Así lo creo. No lo niego. Obviamente están matando animales y procesando sus cuerpos. Hay gente que diría: "No puedes ser compasivo si al final acabas matando animales". Yo creo que eso es erróneo...
Yo considero que si los estándares son realmente compasivos, en tanto que pueden proporcionar una vida decente a los animales antes de matarlos, entonces no tengo ningún problema con eso.»
Lo siento, señores, pero alguien que reclama la paternidad del "movimiento de derechos animales" y dice tales cosas necesita pasar por una prueba de ADN porque resulta muy dudosa esa declaración de paternidad.

Ya desde 2005, ha habido una constante competición entre los grandes grupos animalistas por promover la idea especista de que el uso de animales está bien siempre que su trato sea "compasivo".

Y hay un discurso grabado en el que Mackey explica que los grupos como HSUS, PeTA, Viva!USA y Farm Sanctuary sirven de "colaboradores" y participan en las discusiones acerca de decidir –especie por especie– cuáles son los estándares de una explotación feliz que Whole Foods debe adoptar en relación al programa referido en la carta de Singer. Yo encuentro esto absolutamente sobrecogedor.

Ahora bien, no es novedad que Singer no tiene una preocupación especial por los pollos:
«Tú puedes decir que está mal matar a un ser siempre que ese ser sea sintiente o consciente. En ese caso deberías decir que está igual de mal matar a un pollo o a un ratón que matarme a mí. Yo no puedo aceptar esa idea. Quizás esté equivocado, pero millones de pollos son matados cada día. No puedo pensar que eso es una tragedia al mismo nivel que la muerte de millones de humanos. ¿Qué diferencia a los humanos? Los humanos son seres previsores, y tienen esperanzas y deseos para el futuro. Eso parece una respuesta plausible a la cuestión de por qué es tan trágico que mueran los humanos.»
Ni tampoco es nuevo que Singer explícitamente rechaza el veganismo como base moral, denigrando el veganismo consistente como "fanático" y una cuestión de ser "puro a nivel personal". El habla sobre el "lujo" de comer productos de origen animal y se autodenomina como un "vegano flexible", alegando que:
«Hay un pequeño espacio para la indulgencia en nuestras vidas. Sé que algunas personas son veganas en sus casas pero cuando salen fuera a un restaurante se permiten el lujo de no ser veganos durante ese rato. No veo que haya nada malo en ello...
He sido vegetariano desde 1971. Gradualmente me fui haciendo vegano. Soy vegano en gran medida, pero un vegano flexible. No voy al supermercado a comprar productos no-veganos para mí mismo. Pero cuando viajo o visito las casas de otras personas puedo disfrutar de una comida vegetariana en lugar de una vegana.»
Así que Singer no tiene problema en comer huevos y otros productos de origen animal. Y dentro de otros diez años podremos ir a un McDonalds y disfrutar de sus productos hechos con huevos "libres de jaula" con un "victoria" en cada mordisco.




Pero seguramente incluso él mismo debe darse cuenta de que McDonalds no está haciendo nada por la ética hacia los animales. McDonalds está probando nuevas formas de mercado. Los consumidores están demandando que McDonalds sirva desayunos durante el día entero. Y los analistas ven el anuncio de los huevos "libres de jaula" como una oportunidad para McDonalds de crear un menú de desayuno continuo a un precio más elevado debido a esos "mejores" huevos que McDonalds va a introducir durante la próxima década.

Desde el punto de vista empresarial, la jugada de McDonalds es brillante. No sólo van a aumentar sus beneficios sino que tendrán al "movimiento animalista" –desde Singer hasta los grupos bienestaristas reaccionarios como la HSUS y Mercy for Animals– haciéndole publicidad y multitud de alabanzas. De hecho, esos autodenominados "defensores de los animales" están declarando que eso es un "movimiento subterráneo". McDonalds tiene realmente a estos "defensores de los animales" asegurando al público que está bien seguir consumiendo animales.

Es sin duda algo bueno para los grupos animalistas que, como ya señalé, ganarán mucho dinero uniéndose a Singer en la proclamación de "victoria" y todos ellos se la adjudican.

Pero ¿qué pasa con los animales?

¿Que pasa con los animales que seguirán estando confinados en jaulas masivas sin oportunidad de moverse?

¿Qué pasa con los animales que seguirán sometidos y torturados en otras formas desde que nace hasta que mueren en una horrendo matadero?

¿Qué pasa con los pollitos macho que son matados al nacer en los criaderos?

Todo esto continuará sucediendo, pero con el "movimiento animalista" aportando su sello de aprobación.

Por desgracia, los animales sólo son recursos para los explotadores empresariales, así como para McDonalds y los "defensores de los animales", que son a todos los efectos compadres de los explotadores empresariales. 

Singer nos recuerda que costó cuarenta años –en realidad, cuarenta años más otros diez adicionales– para conseguir esta "victoria".

Cincuenta años para pasar de una situación de tortura a otra situación de tortura continua con la diferencia de que los "defensores de los animales" están promoviendo esta tortura. ¿Qué será lo siguiente?

¿Otros cuarenta o cincuenta años para conseguir un poco más de espacio en un corral "libre de jaula"?

¿Y luego qué? Otras tantas décadas de campañas para conseguir un poco más de espacio al aire libre?

Esto seguirá y seguirá. Nunca termina. Imagina las oportunidades de conseguir financiamiento. Eso es lo atractivo de las campañas de reforma bienestarista. Crean ilimitadas oportunidades. Y cualquier cambio insignificante concluye en que los "defensores de los animales" declaren una "victoria" y te pidan más dinero.




El enfoque de "cualquier cosa es una victoria" es un gran modelo para miles de "defensores de los animales" que crean una forma de vida basada en el sufrimiento de los animales y pidiendo una explotación feliz. Es estupendo para Singer, quien puede presumir de estar haciendo algo más aparte de proporcionar un soporte intelectual a esta insidiosa traición a los animales. Es estupendo para el público en general, a quien los "defensores de los animales" dicen que es coherente preocuparse por los animales y ser "compasivo" al mismo tiempo que consumen productos del sufrimiento, la muerte y la injusticia en sus bocas. Y es ciertamente estupendo para McDonalds.

Esto es realmente una victoria en la que todos ganan. Sólo los animales pierden.

Sin embargo, podemos estar de acuerdo en que esto es un "movimiento subterráneo": el "movimiento animalista" ha redefinido el "activismo" como una forma de beneficiar a McDonalds –uno de los mayores explotadores de no-humanos, humanos y de la tierra– como un orgulloso miembro del "movimiento animalista".

Ahora, las grandes organizaciones, y su Padre, son el Movimiento McAnimalista.

11 de septiembre de 2015

Abuso Animal: Ellos y Nosotros




Esta semana, en un programa de radio de Boston se ha anunciado que un juzgado municipal de Ohio ha condenado a una mujer acusada de obligar a su perro a pasar ocho horas al día en el vertedero de una casa mugrienta. La gente está elogiando la decisión del juez; después de todo, eso que hizo la mujer no fue nada "humanitario". Ella abusó de un perro. Y eso es algo que a nosotros no nos gusta.

También esta semana, los medios informativos estuvieron calientes informando sobre Walter Palmer, el dentista de Minnesota que mató al león Cecil y que se enfrenta a una solicitud de extradición a Zimbabwe, que ha regresado a su trabajo entre las protestas y la furia de mucha gente por haber matado a Cecil sin otro motivo que el placer que eso le producía. Él provocó un sufrimiento innecesario y la muerte a Cecil. Y eso a nosotros no nos gusta. 

Hay un sinfín de historias similares y la reacción de la gente es casi siempre la misma: rechazamos que alguien imponga sufrimiento y muerte a los animales cuando no hay necesidad de hacerlo. Ellos abusan de los animales. Y eso no nos gusta. Tal vez el ejemplo más representativo de este fenómeno sea el caso del jugador de fútbol americano Michael Vick, quien, en 2007, fue acusado de organizar peleas de perros. A pesar de que Vick pasó un tiempo en la cárcel y ha reconocido públicamente que lo que hizo está mal, mucha gente aún no le ha perdonado. El causó sufrimiento y muerte a esos animales. Y eso a nosotros no nos gusta.

El problema es que esa distinción "ellos/nosotros" —la idea de que algunos de nosotros somos abusadores de animales pero que otros no lo somos— está basada en una tremenda hipocresía. Estamos todos en el mismo barco.

Pensemos por un momento en nuestro mayor uso de animales: para comida. Matamos a 60 billones de animales terrestes cada año, y un número indefinido pero presumiblemente mayor de animales acuátivos, para usarlos de comida. Si imponer sufrimiento y muerte sin necesidad constituye un abuso, entonces todas esas muerte constituyen un abuso y todos los que participamos en ello somos abusadores de animales.

Antes de que piensen que esto es diferente de aquello otro debido a que necesitamos utilizar y matar animales para nuestra salud, permítanme que sea muy claro: no es necesario comer animales para estar sanos. 


La mejor excusa que tenemos para imponer sufrimiento y muerte a billones de animales cada año es que ellos saben bien. Disfrutamos con el sabor de la carne, los lácteos, los huevos,... Obtenemos un placer en nuestro paladar consumiendo productos de origen animal.

¿En qué se diferencia esto de cualquier otra actividad que implique imponer sufrimiento y muerte por parte de gente como Walter Palmer, Michael Vick o cualquier otro que sea tachado de "abusador"? La respuesta es simple: no es diferente. Sí, puede que haya una diferencia psicológica entre quienes se involucran personalmente en la matanza de animales y aquellos que van al supermercado a comprar animales que alguien ha matado antes. Puede que haya una diferencia psicológica entre alguien que mata personalmente a un ser humanos y alguien que paga a un sicario para que lo haga por él. Pero ambos son igualmente culpables morales y por eso la ley los considera por igual como culpables de asesinato. Cualquier diferencia psicológica entre Walter Palmer y el resto de nosotros es irrelevante en lo que concierne a la moralidad.

Y la cuestión no consiste en asegurarnos de que los animales que utilizamos de comida sean tratados o matados "humanitariamente". ¿Estaría alguien menos indignado con Palmer si hubiera matado a Cecil de una forma más "humanitaria" en lugar de ser disparado con flechas hasta desangrarlo y que Palmer lo rematara con su rifle? No, claro que no. El concepto de trato "humanitario" no tiene aplicación en este contexto de sufrimiento y muerte que en sí mismo es completamente innecesario.

Por desgracia, muchos supuestas "organizaciones en defensa de los animales" promueven la idea de que el uso "humanitario" de animales para comida no sólo no es objetable sino que es moralmente correcto. Esta misma semana, el New York Times anunciaba que McDonald´s comenzará a sustituir los huevos de batería por aquellos provenientes de jaulas enriquecidas que permiten que las gallinas pueden moverse un poco. McDonald´s estima que les llevará 10 años completar la sustitución. Las organizaciones Humane Society of the United States [HSUS] y Mercy for Animals [MFA] están tremendamente entusiasmadas con esto. HSUS ha declarado que esto supone "un punto de inflexión para el movimiento por el bienestar animal" y califica a McDonald´s de "admirable" y, en palabras de su presidente Wayne Pacelle, que esto supone la eliminación de "el confinamiento más cruel en la industria de alimentación" al menos en lo que se refiere a McDonald´s. MFA proclama que su investigación sobre los proveedores de huevos de McDonald´s fue la responsable del acontecimiento.
«Aplaudimos a McDonald´s por su compromiso en rechazar las jaulas de baterías para su cadena en Norteamérica", dijo el presidente de MFA, Nathan Runkle. "Ya era hora de que McDonald´se diera cuenta de que amontonar animales en jaulas que apenas son más grandes que sus cuerpos es inhumano e inmoral.»
Runkle afirma que:
«McDonalds debe continuar este encomiable progreso adoptando estándares de calidad para los pollos matados para hacer McNuggets»
MFA avisa a la gente que:
«!Tú puedes ayudar! Dile a McDonald´s que los pollos criados para carne merecen tanta protección como aquellos criadas para huevos.»
Una vez más, vemos la distinción ellos/nosotros: aquellas empresas que usan los huevos convencionales son abusadores; aquellos que usan los huevos "libres de jaula" son promovidos por los "defensores de los animales" como moralmente apropiados. Nosotros consideramos que eso está mal.

En primer lugar, es un disparate mantener que los huevos "libres de jaula" implican algo más que trasladar a los animales de una jaula a un hangar en el que los animales viven hacinados en condiciones miserables. Paul Shapiro, vicepresidente del departamento de protección de animales de granja en HSUS, es citado en el New York Times alabando la decisión de McDonald´s. Él envió un correo electrónico con el título "guau" diciendo que "la batalla sobre las jaulas de batería está muy lejos de su final" pero que los animalistas "deben utilizar esta coyuntura para situar a las jaulas de batería ahí donde merece estar: en el basurero de la historia".




Pero en 2004, antes de que Shapiro fuera a trabajar a HSUS, el asumía una visión muy distinta sobre los sistemas "libres de jaulas":
«Pero "libre de jaula" no significa necesariamente una mejora en la calidad de vida de las gallinas. Los huevos etiquetados como "libres de jaula" a menudo provienen de gallinas hacinadas en barracones masivos, afirma Shapiro.»
Así es. Eso era antes de que Paul fuera a trabajar para la HSUS. Increíble. 

El hecho es que los huevos "libres de jaulas" no conllevan una protección significativa de los intereses de los animales. En realidad, los huevos "libres de jaulas" no son más que una cruel traición a los animales. Esto es lo que Shapiro, HSUS y Runkle están celebrando:


Menudo "punto de inflexión".

Segundo, una vez más, estos supuestos "defensores de los animales" se alian con la industria de explotación "feliz" para conseguir que la gente se sienta más cómoda con su participación en la explotación animal. Una vez más normalizan la explotación animal celebrando su existencia.

Las personas como Pacelle, Shapiro y Runkle harían bien en conocer el trabajo de Elizabeth Heyrick, una abolicionista del siglo XIX que rechazaba la idea de la "emancipación gradual" de los esclavos en favor de una "emancipación inmediata". Ella comprendía que la "emancipación gradual" ayudaba a los esclavistas porque eso servía para normalizar la esclavitud y hacerla aceptable como institución en lugar de condenarla como la injusticia fundamental que es. En un panfleto publicado en 1838 y titulado «Abolición Inmediata, No Gradual» ella escribió:
«Hasta ahora los enemigos de la esclavitud han arruinado su causa con la llamada a una emancipación gradual. Es asombroso que los sabios y los buenos se hayan forzado hasta doblegarse bajo ese astuto artífice de los esclavistas, que son los que han originado el proyecto de la emancipación gradual. El esclavista sabe muy bien que tiene ganado su objetivo en el momento en que los abolicionistas sean persuadidos para que pidan una emancipación gradual en lugar de una abolición inmediata. Él sabe muy bien que la idea de una emancipación gradual va a generar una gradual indiferencia hacia la idea de la emancipación en sí misma.»
Y eso es precisamente lo que los bienestaristas como la HSUS y la MFA están haciendo: trabajan con los explotadores institucionales para normalizar la explotación "feliz".

En todo caso, la idea de una explotación "humanitaria" en la que usamos a los animales de comida entra en colisión con un principio moral que pretendemos asumir y que sirve de base para la distinción "nosotros/ellos": sea lo que sea que pensemos acerca de nuestra ética con los animales, imponer sufrimiento y muerte a un animal en ausencia de necesidad o compulsión no puede ser moralmente aceptable.

El problema con la distinción "nosotros/ellos" es que la mayoría de nosotros terminamos en el lado de "ellos". Si consideramos que los animales importan moralmente, necesitamos trazar una línea entre quienes comen, visten y utilizan animales nohumanos y por tanto apoyan y perpetúan la violencia deliberada e intencional sobre seres inocentes —la esclavitud animal— y aquellos que no lo hacen.



31 de agosto de 2015

Elitismo vegano: Ronnie Lee sobre la "gente normal"




Un comentario habitual que suelo encontrarme por parte de los "defensores de los animales" es el de que no podemos decir que el veganismo es una base moral. Esto es, que no podemos decir que el veganismo es una obligación moral y un imperativo moral. Sólo podemos promover una reducción del sufrimiento. La gente no comprende o no puede asumir una posición vegana. La gente debe ser manipulada y no educada. Y nosotros entendemos su incapacidad para comprenderlo. Después de todo, ellos no son tan inteligentes o buenos como nosotros.

¿Desean ver un excelente ejemplo de esta completamente reaccionaria, elitista y paternalista actitud?

Ronnie Lee, quien fundó el Frente de Liberación Animal, y que se califica a sí mismo como "animalista liberacionista socialista", respondió en una entrada de blog a la sugerencia de que los animalistas promuevan el vegetarianismo en lugar del veganismo porque esto último es demasiado "radical".

Lee dijo esto:
«Entiendo que hay una fuertes razones en favor del enfoque "entrar de puntillas" que sugieres, Mark. Nick Cooney lo señala así en su excelente charla sobre "Ciencia del Activismo Animalista". Estuve en una charla similar de Nick en Birmingham hace unos meses y me quedé muy impresionado por lo que dijo, porque, al igual que yo, él cree que tenemos que tener en cuenta las limitaciones de la gente normal y comprender cómo piensan para poder cambiar su conducta, en lugar de suponerles habilidades intelectuales y morales que en realidad no poseen.»
¿Así que la "gente normal" no posee suficientes "habilidades intelectuales y morales"?

Esto es, como dirían los británicos, una chorrada. Y proviene de alguien que se llama a sí mismo "socialista". El comentario de Lee es tan reaccionario como lo que diría un reaccionario.

No esperaba otra cosa por parte de Nick Cooney, que trabaja para Mercy for Animals –un grupo que promueve la explotación "feliz" y que se unió a Peter Singer en la fundación del movimiento de explotación "feliz" en 2005.

Mercy for Animals se asocia habitualmente con la industria de explotación animal para fomentar la fantasía de que podemos explotar "compasivamente". Aquí se puede ver una publicidad de Walmart difundida por Nathan Runkle, el director ejecutivo de MFA:




El modelo de negocio de estos grupos implica rechazar el veganismo como imperativo moral en favor de promover la idea de que el veganismo es simplemente una forma de reducir el sufrimiento –al igual que los huevos libres de jaula, el vegetarianismo, los lunes sin carne,... Todos son igualmente válidos. Y recitan a Cooney, quien cita estudios y doctrinas que no entiende o que distorsiona flagrantemente para poder defender que quienes no promueven el veganismo como base moral van a cosenguir que la gente al final vea el veganismo como base moral. Pero como esto lleva tiempo hay que manipular y promover la explotación "feliz" mientras tanto.

Esto es un gran modelo de negocio si quieres aumentar los ingresos por donaciones todo lo que sea posible. Yo entiendo que estas empresas de caridad necesitan conseguir una gran cantidad de dinero para que su gente pueda dedicarse a trabajar como "activistas". Estos grupos venden licencias para que la gente pueda continuar comiendo animales con un sello de aprobación de los grupos bienestaristas. De este modo, cualquier no-vegano puede comprar carne de cerdo "libre de jaulas de gestación" en Walmart y hacer una donación y ser un consumidor "compasivo". De este modo, puede ser un "defensor de los animales".

Esto es un modelo terrible si quieres cambiar el paradigma de los animales como propiedad hacia la consideración de los animales como personas y educar a la gente sobre el por qué el veganismo es la única opción racional ante el reconocimiento de que los animales importan.

Yo esperaba otra cosa por parte de Ronnie Lee. No estoy de acuerdo con Lee en muchas cosas pero estoy realmente disgustado al ver como acepta la reaccionaria y elitista idea difundida por esos grupos corporativos de que la "gente normal" no es lo suficientemente inteligente o suficimiento moral para estar a "nuestro" nivel. Lee afirma ser un defensor de la justicia social. ¿Qué pasa con la justicia para la "gente normal"? ¿Qué pasa con no venderse a las corporaciones bienestaristas que ven a la gente como estúpida e inmoral? ¿Qué pasa con educar a la gente de forma honesta y correcta respecto de su inteligencia y su capacidad moral?

En 2010, publiqué un blog/podcast en el que expuse el Enfoque Abolicionista sobre la Educación:

Principio N° 1: Las personas en el fondo son buenas. 
Nuestra posición por defecto, cuando hablamos con las personas, debe ser que ellas en el fondo son buenas e interesadas en, y con posibilidad de ser educadas acerca de, temas morales. Hay una tendencia, al menos entre algunos defensores de animales, a tener un punto de vista muy misantrópo de otros humanos y de verlos como seres inherentemente inmorales o desinteresados en los temas de moralidad. Disiento con este punto de vista. 
Principio N° 2: La gente no es estúpida. 
Hay una tendencia entre los defensores de animales a creer que el público en general no es capaz de entender los argumentos a favor del veganismo y que debemos “ir de a poco” y en vez de hablar de veganismo, deberíamos hablar de vegetarianismo, “Lunes sin carne”, carne y productos animales ”felices”, etc. Disiento con este modo muy elitista de pensar acerca de otras personas. No hay misterio aquí; no es nada complicado. La gente puede entender si enseñamos con eficacia. 
Principio N° 3: No estén a la defensiva; respondan, no reaccionen. 
Sí, algunas personas tratarán de provocarnos o harán preguntas o comentarios que encontraremos insultantes o que no podemos tomar en serio. Si alguien no está realmente interesado en lo que estamos diciendo, en general, se alejarán. Traten cada comentario y pregunta –incluso las que encuentren ásperas, groseras o sarcásticas– como una invitación que les está haciendo alguien que se siente más incitado en un sentido positivo por ustedes, y más involucrado que lo que imaginan. 
Principio N° 4: No se sientan frustrados. La educación es un trabajo difícil. 
Les harán las mismas preguntas varias veces; les harán preguntas que les indicarán que deben empezar por el principio con alguien. Pero si quieren ser un educador eficiente, tienen que responder cada pregunta como si fuera la primera vez que la escucharan. Si quieren que otros se entusiasmen con el mensaje que dan, tienen primero ustedes que entusiasmarse con ese mensaje. 
Principio N° 5: Aprendan los fundamentos. Deben ser estudiantes, antes de convertirse en maestros. 
Muchos activistas se entusiasman con el veganismo abolicionista y lo próximo que hacen es un sitio web o comienzan un blog que, aunque motivados por sentimientos correctos, no están informados por ideas claras. Antes de enseñar a otros, aprendan los fundamentos. Saquen ventaja de los recursos veganos abolicionistas, tales como vídeos, folletos, y otro material disponible en este sitio.
En cualquier contexto, una de las cosas que he aprendido es que la "gente normal" puede entenderlo. Los argumentos en favor del veganismo como imperativo normal son perfectamente inteligibles para cualquiera que quiera escucharlos. De hecho, la mayoría de la gente entiende la idea de que está mal infligir sufrimiento a los animales por motivos de placer, diversión, o conveniencia incluso si no aceptan la igualdad moral del enfoque de los derechos animales. Eso es por lo que la gente reacciona como lo hace respecto de los actos que cometieron personas como Michael Vick y Mary Bale.

Si vamos a cambiar el mundo, necesitamos promover el pensamiento crítico y no apoyar el negocio de las corporaciones bienestaristas, quienes consideran que la "gente normal" es demasido estúpida o demasiado depravada para comprender un simple mensaje:
Si estás de acuerdo en que los animales importan moralmente, si estás de acuerdo en que no son cosas que no importan moralmente, entonces, como mínimo, no puedes justificar el imponer sufrimiento y muerte a los animales por motivos de placer, incluyendo el placer del paladar, o la mera conveniencia.

4 de agosto de 2015

Difundir el Veganismo Es La Única Solución




Las acaudaladas y satisfechas organizaciones bienestaristas de beneficiencia nos dicen que debemos promover la idea bienestarista de los "pequeños pasos" (tales como las jaulas enriquecidas, las corrales sin jaulas de gestación y el Sistema de Medición del Bienestar Animal de la compañía Whole Foods) para así poder cambiar las cosas. Todos esos grupos rechazan el veganismo como principio moral. 

Piensen acerca de la perversidad de su posición: ellos proclaman que necesitamos promover la explotación animal para conseguir erradicar la explotación animal. Esos grupos se alían con los explotadores institucionales y en realidad promueven una explotación animal supuestamente más "humanitaria". Esto no tiene ningún sentido práctico ni moral.

El nuevo grupo bienestarista Direct Action Everywhere (DxE) incluso proclama que la educación vegana es "dañina" y señala que necesitamos promover el "activismo" y no el veganismo. Ellos entienden por activismo el montar actuaciones teatrales en público, tales como gritar: "esto no es comida; es violencia" en los restaurantes. Y aconsejan que si alguien de esos restaurantes se acerca a ti a preguntarte por el tema no debes mencionarle el veganismo. Sólo debes hablar acerca del "activismo". Lo siento, pero esto me parece una locura.

Consideremos lo siguiente: Se estima que hay alrededor de 7.5 millones de veganos en los Estados Unidos de América (EUA). Si cada uno de esos veganos persuadiera a otro para hacerse vegano, en el próximo año habría 15 millones de veganos. Si cada uno de ellos convenciera a otra persona, al año siguiente habría 30 millones de veganos. Si repetimos el proceso cada año, todo el país sería vegano dentro de 6 años.

Incluso si el número real de veganos fuera de sólo 1 millón, nos llevaría nueve años conseguir que la población de EUA fuera vegana. Lo cual es preferible que a tener que soportar otros 30 años con la retórica reaccionaria de los "pequeños pasos".

En cualquier caso, si todos aquellos que dicen preocuparse por los animales dejaran de apoyar las reformas bienestaristas, la explotación "feliz" y las actividades narcisistas, podríamos conseguir que el veganismo fuera el paradigma predominante.

Así que salgamos ahí fuera y hablemos con todo el mundo acerca de veganismo como la única respuesta racional al hecho de que reconocer que los animales importan moralmente.



13 de julio de 2015

Veganismo Sin Derechos Animales






En menos de cinco minutos les mostraremos que están de acuerdo con el veganismo

Vamos a defender algo que podría ser visto como una posición controvertida: que nuestro rechazo moral a la carne, los lácteos, los huevos, y demás productos de origen animal usados de comida, es un requisito necesario de acuerdo a nuestra moral convencional acerca de los animales. Esto es, si rechazan la idea de que los animales son cosas que no tienen valor moral, están moralmente obligados a adoptar una dieta vegana. Y ni siquiera necesitan asumir la filosofía de los Derechos Animales.

Comencemos con un caso hipotético: Te encuentras con Fred, quien disfruta infligiendo dolor y sufrimiento a los animales. Fred mantiene confinado a un grupo de animales en su sótano y periódicamente baja para causarles dolor físico, miedo y angustia, para luego matarlos. Fred es también una persona encantadora; su afición a matar animales no afecta de ningún modo a sus relaciones con otros humanos. Cuando le preguntan por qué hace eso a los animales, Fred explica que obtiene placer y diversión con esas acciones.

¿Hay alguien que no considere que Fred está haciendo algo moralmente objetable y, por supuesto, moralmente odioso? Por supuesto que no. ¿Esta reacción presupone que el opositor a esa conducta cree que los humanos y los no-humanos son iguales? No. Incluso si pensamos que los animales poseen un menor valor moral que los humanos, seguimos oponiéndonos a la afición de Fred, en tanto que consideramos que los animales tienen un valor moral.

Matamos a casi 60 billones de animales en todo el mundo

La mayoría piensa que los animales tienen un valor moral pero que no es objetable per se la utilización y matanza de animales para propósitos humanos en tanto que no les impongamos un sufrimiento innecesario. Y la necesidad debe excluir el sufrimiento impuesto por placer, diversión, o conveniencia. Si imponer dolor por placer, diversión, o conveniencia pudiera ser considerado necesario, entonces no habrá nada que pueda ser considerado como innecesario. Si el placer, la diversión, o la conveniencia pueden ser considerados como "necesarios" entonces nuestra moralidad convencional sobre los animales dice que podemos usar a los animales en tanto que no les impongamos sufrimiento innecesario o gratuito. En el caso de Fred, nuestra moral convencional diría que Fred no debe imponer más daño del que es necesario para conseguir el placer y la diversión que busca. Pero nadie consideraría que eso es un significado aceptable de "necesidad".

Eso es precisamente por lo que tanta gente rechaza los deportes sangrientos como la caza del zorro y la tauromaquia: porque imponen sufrimiento y muerte a los animales por motivos de placer y diversión.

Así que la cuestión es: ¿bajo qué criterio podemos matar justificadamente casi 60 billones de animales en todo el mundo [sin contar a los peces]? En el mejor de los casos –en la circunstancia más "humanitaria" de todas– el grado de sufrimiento que imponemos a los animales durante el proceso de usarlos para comida es terrible. ¿Si pensamos que el sufrimiento innecesario está mal, cómo podemos justificar cualquier grado de sufrimiento? De hecho, aunque consiguiéramos una explotación mucho más "humanitaria" de lo que lo es en el presente, seguirá habiendo sufrimiento, miedo, angustia y muerte. Y no hay un distinción moral coherente entre la carne y el resto de productos de origen animal como son los lácteos y los huevos. Todos ellos implican sufrimiento, angustia y muerte.

La explotación animal es un desastre ecológico

Dado que hemos criticado el comportamiento de Fred, ¿qué podemos decir en nuestra defensa si Fred señala que sus críticos son hipócritas porque consumen productos de origen animal? Hasta ahora, la mayoría de la gente había creído que era necesario consumir animales y que sin ese consumo los humanos enfermarían y morirían. Mucha gente sigue creyéndolo todavía.

Pero esa creencia no se justifica. Hemos sabido durante siglos que los humanos podían vivir sin consumir proteína animal. Que haya gente manteniendo esa creencia hoy en día es un ejemplo del poder combinado de la publicidad agresiva y el control de los medios de comunicación dedicándose a reforzar nuestro deseo de comer aquello que estamos acostumbrados a comer y que nos sabe bien de acuerdo a nuestra experiencia pasada.

La idea de que necesitamos comer animales para la nutrición humana es clara e inequívocamente falsa. Es sabido por cada reputada organización profesional, incluyendo la Asociación Americana del Corazón y la Clínica Mayo, así como las agencias gubernamentales en todo el mundo, que una dieta basada exclusivamente en vegetales puede no sólo proporcionarnos salud sino también ser más saludable que una dieta basada en carne, lácteos y huevos. Pero aparte de cuán saludable sea una dieta vegana, ciertamente no es menos sana y los productos de origen animal no pueden ser considerados como necesarios para la salud humana. También hay un amplio consenso sobre que la ganadería es un desastre ecológico.

En definitiva, ¿cuál es la mejor excusa que tenemos para imponer sufrimiento y muerte a billones de animales?

Que los animales saben bien.
Que nos gusta comer cadáveres y secreciones de animales.
Que nos agrada comer animales porque es conveniente. Es un hábito.

Entonces, ¿en qué se diferencia nuestro consumo de animales de la situación de Fred? En nada. El placer del paladar no es moralmente diferente de cualquier otro tipo de placer.

Están de acuerdo con el veganismo

Llegados a este punto, la respuesta habitual consiste en alegar que hay una diferencia moral entre Fred y alguien que va al mercado y compra productos de origen animal. Puede que haya una diferencia psicológica pero no hay una diferencia moral, así como no hay una diferencia entre quien comete un asesinato y quien paga a alguien para que cometa un asesinato. Y no hay diferencia –psicológica o moral– entre Fred y un cazador.

Por tanto, si nos oponemos a lo que Fred hace, estamos actuando de forma incoherente si no dejamos de comer animales y nos hacemos veganos al menos que no estemos en circunstancias de pura supervivencia como la consabida isla desierta o la barca aislada en el mar. De hecho, han habido situaciones en la que humanos han comido a otros humanos en esas circunstancias y consideramos que su conducta es inmoral –e ilegal– pero que es excusable en ese contexto.

Algunas personas argumentan que nuestro consumo de animales es tradicional y que muchas comidas hechas con animales tienen un valor cultural. Pero si algo está mal, el hecho de que sea una tradición, o un valor cultural, no puede justificarlo. No hay tradición más antigua que el sexismo y la misoginia, y son prejuicios que forman parte de un contexo cultural.

¿Qué pasa con las plantas? Esta es la primera cuestion con la que todo vegano se encuentra en las reuniones sociales. Las plantas están vivas; pero no son sintientes. No tienen experiencias subjetivas; y los animales que consumimos para comida sí las tienen. Las plantas reaccionan a estímulos; no los procesan. No tienen intereses; no hay nada que quieran, deseen o prefieran. Aunque las plantas fueran sintientes, el veganismo seguiría siendo un imperativo moral en tanto que necesitamos muchos kilos de plantas para producir un sólo kilo de carne.

Por favor, tengan en cuenta que hemos mostrado que, a menos que asuman la idea de que los animales son simplemente cosas que están fuera de la comunidad moral, están obligados al veganismo. Y no hemos mencionado para nada los Derechos Animales. Esto es porque no necesitamos ese concepto salvo que estemos tratando sobre situaciones en las que es plausible el argumento de la necesidad y tenemos que realizar una valoración de derechos para comprender y resolver el conflicto. Pero el 99% de nuestros usos de animales, incluyendo aquellos usos que hacemos para comida, no implican ninguna clase de necesidad o un conflicto real entre los intereses de los humanos y de los no-humanos. Si los animales importan moralmente de alguna manera, entonces, incluso sin aceptar la filosofía de los Derechos Animales, esos usos de animales no pueden ser moralmente justificados.

12 de julio de 2015

Campañas de Bienestar Animal, Campañas de Un Solo Tema (Monotemáticas) y la Explotación Animal: Una Hermandad Perfecta




Las campañas por el bienestar animal y las campañas de un solo tema [campañas monotemáticas] necesariamente promueven la explotación animal.

Para poder ver esto con sencillez y claridad, consideremos que el verdadero objetivo de estas campañas es construir una coalición que incluye a los explotadores de animales. Y la única forma de que esto puede hacerse es promoviendo la explotación animal. 

Campañas por el Bienestar Animal

Estas campañas funcionan para construir una coalición de gente que se opone a una actividad particular pero que no se opone a la explotación animal en general. Esta gente ve dicha actividad como moralmente objetable pero no rechaza las otras actividades que implican explotación animal.

Por ejemplo, una campaña en favor de las jaulas "enriquecidas" busca formar una coalición que incluye a gente que considera que comer huevos está bien pero que piensa que debemos consumir aquellos que provengan de jaulas "enriquecidas" en lugar de los huevos que provengan de jaulas tradicionales.

La única forma en que dicha campaña puede funcionar es si promueve que comer estos huevos de gallinas "felices" es moralmente aceptable y deseable. Esto es, el objetivo de la campaña es promover la idea de que comer huevos de jaulas "enriquecidas" es moralmente aceptable pero que comer los que provienen de jaulas convencionales no lo es. Y esto significa promover la explotación animal.

Campañas de un solo tema [campañas monotemáticas]

El mismo análisis se puede aplicar a las campañas de un solo tema [monotemáticas].

Por ejemplo, una campaña monotemática enfocada en el foie-gras busca construir una coalición que incluye a gente que considera que comer foie-gras es "cruel" pero que no tiene problema con el hecho de comer otros productos de la explotación animal.

La única forma en que semejante campaña puede funcionar es si promueve que comer los otros productos de origen animal que no son foie-gras es moralmente aceptable. Esto es, las campañas monotemáticas necesariamente promueven la idea de que determinados productos animales representan una opción ética mientras que otros —como el foie-gras— no lo son.

Aún está por ver una campaña monotemática que sea explícitamente abolicionista. Estas campañas no pueden ser abolicionistas si buscan formar una coalición que incluya a los explotadores.

Los activistas animalistas que apoyan campañas de bienestar animal o campañas monotemáticas necesariamente están promoviendo la explotación animal, tanto si es su intención como si no.

**********

Si los animales importan moralmente, el veganismo no es una opción, es una necesidad. Cualquier iniciativa que diga ser un movimiento de derechos animales debe establecer el veganismo como un imperativo moral.



16 de junio de 2015

Un "movimiento" de incesante narcisismo






El "movimiento animalista" atrae a mucha gente que es emocionalmente muy sensible. De hecho, es esta sensibilidad emocional lo que facilita a mucha gente el impulso moral para comenzar a preocuparse por la cuestión moral de los animales.

Por desgracia, hay toda una maquinaria urdida por los grandes grupos que se aprovecha de esas emociones. Por eso toda la gente preocupada por el sufrimiento animal está saturada en un mar de horribles imágenes de tortura e "investigaciones ocultas" y se le dice que debemos "hacer algo". Y ese "algo" es promover la reforma bienestarista y la explotación "humanitaria" y "compasiva". El veganismo nunca es presentado como un imperativo moral. El derecho fundamental de los animales de no ser utilizados como recursos (sin importar cuan "humanitariamente" sean tratados) nunca se promueve.

A la gente se le dice que esta cuestión trata acerca de su "camino". Incluso una organización bienestarista habla sobre el estrés postraumático y el "trauma" sufrido por los activistas que han presenciado la violencia inherente a la explotación animal.

De ese modo dejamos de centrarnos en los animales para centrarnos en nosotros mismos. Así se ha creado un "movimiento" de incesante narcisismo que rechaza la idea de los principios morales y rechaza "decirle a la gente lo que tiene que hacer". Por eso si Ricky Gervais se autodenomina como un defensor de los animales que critica a los explotadores pero que sigue consumiendo productos de origen animal, todo está bien. Después de todo, esto no trata acerca de justicia para los animales; es acerca del "camino" de Ricky.

Lo que sucede con las organizaciones bienestaristas está muy claro: no hace falta ser muy profundo para darse cuenta que que su visión está basada en la ideología que facilita y normaliza la explotación animal: la ideología del bienestarismo. Es esta ideología, la cual dice que cualquier supuesta reducción del sufrimiento es buena y debe ser promovida como moralmente deseable, la que permite a todo el mundo continuar explotando a los animales mientras siguen su "camino" y se recuperan de ese "trauma" que han sufrido.

Los bienestaristas nos dicen que la ideología de la explotación animal es "invisible". Eso es absurdo. La ideología bienestarista no tiene nada de "invisible". Es muy explícita y está promovida por todos los grupos bienestaristas. La ideología bienestarista, que en sí misma es especista, normaliza nuestro especismo. Y los bienestaristas proclaman que buscar la reforma bienestarista es una cuestión de "estrategia"; no de ideología. Esto es absurdo. Si la explotación animal no se puede justificar moralmente, entonces promover una explotación "humanitaria" no puede ser una estrategia aceptable.

Siempre me preguntan cómo es posible que no me haya "quemado" después de haber estado haciendo activismo durante más de 30 años. 

El mundo es un lugar horrible excepto para una pequeña fracción de animales nohumanos. Y el mundo es un lugar horrible para la mayoría de seres humanos, que viven en la pobreza o son tratados injustamente debido al racismo, el sexismo, la homofobia, ... o que son encarcelados o agredido por sus ideas políticas. Puedo entender que estas personas "tiren la toalla". Honestamente, pienso que debe ser horrible vivir discriminado en una sociedad racista o ser mujer en una sociedad patriarcal, como sucede en muchas partes del mundo, o ser un animal nohumano en cualquier parte. Curiosamente, muchas víctimas reales nunca tiran la toalla. Siguen luchando. Y pensemos en esos animales que son tratados horriblemente pero que todavía interactúan con seres humanos con confianza y esperanza en que no les harán daño.

En cualquiera de esas situaciones, no soy ninguna de esas víctimas. Hago todo lo puedo para contribuir a cambiar nuestro paradigma moral alejándolo de la posición que considera aceptable la violencia sobre los diferentes. No soy un animal explotado en un laboratorio o en un matadero o en una de esas granjas que los bienestaristas califican de "compasiva" ni estoy atrapado en una trampa de caza. No soy una mujer que está siendo víctima de abusos físicos y psicológicos.

Conclusión: ¿Cómo podría yo estar "quemado"? Hay billones de seres humanos y no-humanos que sí tienen motivos para estarlo.

Así que procuro evitar pensar en mí mismo como si yo fuera la víctima aquí. He conocido a muchos animalistas a lo largo de los años que se dedican a pensar sobre su sensibilidad y su sufrimiento. Comprendo el origen de esa forma de pensar. Yo no participo en esa mentalidad.

Si queremos conseguir algún progreso, debemos rechazar la ideología bienestarista y centrarnos en conseguir que un movimiento de justicia social por los animales se centre precisamente en los animales.

8 de marzo de 2015

Los Elefantes del Circo Ringling: Una "Victoria" Que No Fue




Según las organizaciones bienestaristas, la decisión de apartar a los elefantes del Circo Ringling dentro de tres años representa una victoria monumental. De hecho, recibí un correo electrónico de Paul Shapiro de la HSUS, quien, citando nada menos que a Nelson Mandela, declaraba que se trataba de una "noticia histórica":




Ya he declarado que llamar a esto una "victoria" va más allá del absurdo y he recibido la típica reaccion de los animalistas que están tan adoctrinados por la propaganda corporativa que no pueden ver los diversos problemas que hay implícitos en este asunto. Ellos están enfadados conmigo por no apoyar esta campaña bienestarista y monotemática.

Aquí hay uno de los muchos, muchos, mensajes (al menos éste no contiene insultos ni vulgaridades) que recibí y mi respuesta:
«Estoy muy enojado al ver que criticas la victoria que hemos conseguido para liberar a los elefantes del circo Ringling. ¿Por qué actúas así? ¿Prefieres que los elefantes sufran?»
Mi respuesta:
Primero; por supuesto que no quiero que los elefantes sufran. Debería avergonzarse por preguntarme eso.
Segundo; los elefantes no están siendo "liberados". Dentro de tres años, serán llevados del circo a un "centro de conservación" en el que Ringling cría elefantes y se realiza investigación sobre ellos. Si esto es una "victoria", prefiero no ver lo que sería una "derrota".
Tercero; el circo Ringling continúa utilizado a otros animales y está añadiendo nuevos espectáculos con animales. Ellos han comenzado un nuevo show con camellos. La retirada de los elefantes ni siquiera ha significado una reducción en el número de animales utilizados. Sólo ha conseguido que otros animales sean utilizados en su lugar. Y los elefantes no tienen un mayor valor moral que otros animales.
Cuarto; las organizaciones bienestaristas han empleado 35 años dedicados (y consiguiendo donaciones económicas) a los elefantes de los circos. ¿Cuál ha sido el resultado? Los elefantes son trasladados de un contexto de explotación a otro contexto de explotación mientras que los demás animales continúan siendo explotados. Bien. Menuda "victoria". 
Quinto; ¿y qué sucede con los animales que están siendo explotados y asesinados para que la gente que va al circo pueda consumir carne, queso, helados,...?
La cuestión central es: si nos hubiéramos centrado en la educación vegana durante esos 35 años, y hubiéramos empleado los millones de dólares y demás recursos en la educación vegana abolicionista que fueron malgastados en esa campaña especista, ahora habría muchos más veganos y serían veganos por la razón correcta: está mal explotar a seres sintientes sin importar cuan "humanitariamente" sean tratados.
Y los veganos no asisten a circos que usan animales.
Espero que ahora vea las cosas con mayor claridad.
Gary L. Francione
Professor, Rutgers University

14 de enero de 2015

Es elitista el veganismo? No. Pero el no-veganismo sí que lo es.





Una pretendida objeción contra el veganismo que he oído millones de veces dice así:
"Pero el veganismo es elitista."
Eso es un completo absurdo.

El elitismo implica promover la idea de la superioridad de unos individuos sobre otros. Esto conlleva la idea de que los "inferiores" poseen un menor valor moral.

Si nos tomamos dos segundos para pensar con claridad, veremos que el veganismo no es elitista de ningún modo. Al contrario. El veganismo se basa en rechazar la idea que afirma que es moralmente aceptable explotar a los no-humanos sintientes porque son "inferiores".

Los no-veganos creen en la "inferioridad" de los animales nohumanos. Son ellos quienes adoptan una postura elitista.

¿Debe por ello creer un vegano que es "mejor" o "superior" que un no-vegano? No, por supuesto que no. No se trata de juzgar personas; sino de evaluar la moralidad de una conducta.

¿La ética igualitaria del veganismo es mejor o superior que la noción de que es moralmente aceptable explotar a los indefensos? Sí, por supuesto que lo es. Una posición moral siempre es mejor que una inmoral. Una posición que protege derechos fundamentales siempre es mejor que una que viola derechos fundamentales.

Decir que el veganismo es "elitista" es como decir que pensar que todos los humanos son moralmente iguales es "elitista".

La próxima vez que alguien te diga que el veganismo es "elitista", aprovecha la oportunidad para explicarle a esa persona, de forma creativa y no-violenta, que la verdad es justo lo contrario.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...