14 de septiembre de 2013

Cambiemos de tema



En estos momentos, la discusión acerca de nuestra relación con los demás animales está focalizada en el trato y en cómo “mejorar” la explotación animal. Al mismo tiempo, no hay realmente ningún debate serio acerca de la moralidad del uso mismo de animales nohumanos.

Pero, de acuerdo con ciertas investigaciones, si conseguimos que el 10% de la población esté firmemente convencida de que no podemos justificar ningún uso de animales nohumanos, se conseguiría la difusión de esa idea, y de ese modo conseguiríamos tener una debate social diferente. 

Y el paradigma moral podría empezar a cambiar.

Por tanto, esforcémonos en cambiar de tema: desde el trato hacia el uso; desde el bienestar hacia la abolición; desde la “explotación feliz” hacia la no-explotación.

10 de septiembre de 2013

La violencia "compasiva" no es la solución




El servicio de noticias BBC reportaba la siguiente noticia:
«Un nuevo estudio sugiere que casi un cuarto de los hombres encuestados en seis países de Asia y el Pacífico ha violado al menos a una mujer, la mayoría dentro del matrimonio o de una relación.»
Esto es una suma desgracia pero no es una sorpresa. La violación y el acoso sexual son una realidad diaria que millones de mujeres padecen a lo largo de todo el mundo.

Cada vez que equiparo el promover la explotación animal "humanitaria" con promover la violación "humanitaria", los bienestaristas dicen que hay una diferencia porque todo el mundo está de acuerdo en que la violación está mal pero sólo una minoría rechaza actualmente la explotación animal, por lo tanto promover la explotación "humanitaria" en el contexto actual es un paso provisional bueno y "compasivo".

Dejando a un lado la ilógica de creer que el hecho de que algo no sea considerado unánimente como injusto no significa que no debemos ser claros en rechazarlo, los bienestaristas se equivocan al decir que todo el mundo se opone a la violación. La violación y el acoso sexual constituyen una violencia extendida contra las mujeres.

Y no sólo ocurre en Asia (así que, por favor, no consideren esto como una cuestión racista o etnocéntrica). Esto ocurre en todo el mundo. Una de cada seis mujeres en Estados Unidos ha sido víctima de violación o intento de violación, sin contar aquellas violaciones y otras formas de acoso sexual que no son denunciadas. 

Debemos decir no a la violencia, ya sea contra humanos o contra no-humanos. La solución no es en ningún caso una violencia más "amable".

La violencia no debería ser caracterizada como "compasiva". La violencia es violenta, no compasiva.

*****

Si no eres vegano, por favor, hazte vegano. El veganismo se basa en la no-violencia. Primero, y sobre todo, en la no-violencia sobre otros seres sintientes. Y también está relacionada con la no-violencia sobre el planeta y sobre nosotros mismos.

Y nunca crean la insensata noción de que tenemos que aceptar y promover "la explotación feliz" para llegar al veganismo. Es lo opuesto: toda la industria de la "explotación feliz" tiene un solo objetivo: hacer que la gente se sienta cómoda respecto de la explotación animal.



7 de septiembre de 2013

Las reformas de la esclavitud ocurrirán igualmente




Los bienestaristas siempre dicen que si abogamos por el veganismo abolicionista en lugar de apoyar reformas en la esclavitud de los demás animales, perderemos la oportunidad de conseguir los beneficios que esas reformas les proporcionarán a los nohumanos esclavos.

Asumiendo que esas reformas realmente proporcionen algún beneficio (una mera suposición). Si hubiera una comunidad vegana/abolicionista activa y presente desafiando todo uso de animales nohumanos ¿crees que los explotadores institucionales lo ignorarían y no harían nada?


Por supuesto que no.


Los negocios de explotación animal tratarían de convencer a la población a favor de una industria más "humanitaria" haciendo pequeños cambios mediante reformas bienestaristas. Así que esas reformas podrían ocurrir en la ausencia de activistas que luchan por ellas.


Por lo tanto, abogar por el veganismo abolicionista no significaría el fin de las reformas bienestaristas. Sería, sin embargo, el fin de los defensores de animales que ponen un sello de aprobación sobre la "explotación feliz", que es lo que está sucediendo ahora y lo que está impulsando el movimiento en una sola dirección: hacia atrás.



5 de septiembre de 2013

Comprendiendo la postura bienestarista




Piensen acerca de esto:

Joe el Abusador está agrediendo a un niño con palo grande. Entonces lo suelta y escoge un palo más pequeño, con el que causarle algo menos de dolor, y continúa pegando al niño

¿Es mejor que utilice el palo pequeño? Sí.

Siempre es mejor causar un “mal menor” en lugar de un “mal mayor”. Pero un “mal menor” y un “mal mayor” siguen siendo ambos un mal.

¿Deberíamos hacer campañas para pedir que abusadores como Joe utilicen palos pequeños cuando agredan a niños inocentes? Por supuesto que no.

Pero eso es exactamente lo que las organizaciones animalistas están haciendo con sus campañas bienestaristas que promueve los huevos “camperos”, o la explotación de cerdos “sin jaulas de gestación”, etc…

¿Deberíamos darle las gracias a Joe porque que él está llevando a cabo un “pequeño paso” para dejar de ser un acosador al escoger un palo pequeño? Por supuesto que no.

Pues eso es exactamente lo que los grupos bienestaristas están haciendo cuando animan a la gente a consumir huevos “camperos”, o carne “ecológica”, o cuando les dan premios a los explotadores.

¿Deberíamos pensar que aquellos que critican lo que Joe está haciendo no están siendo “comprensivos” hacia Joe, ya que él está dando “pequeños pasos” en la dirección “correcta”? Por supuesto que no.

Pero eso es exactamente lo que están diciendo quienes apoyan el bienestarismo: si decimos que aquellos que consume productos animales “felices” continúan involucrados en una acción que es moralmente errónea, entonces no estamos siendo “comprensivos”.

¿Sería acertado decir que aquellos que critican lo que hace Joe están “insultando” a Joe? Por supuesto que no.

Pero eso es exactamente lo que los bienestaristas afirman. Si un abolicionista les dice a los bienestaristas que promoviendo huevos “camperos” o carne “feliz” (o cualquier otro producto derivado de animales nohumanos) no está bien, entonces ellos le acusan de “insultar” o “acosar”.

La diferencia entre el enfoque abolicionista y la perspectiva bienestarista está muy clara. Sólo tenemos que decidir en cuál de las dos queremos establecer nuestra moral.

*****

Si no eres vegano, por favor, hazte vegano. El veganismo es acerca de la noviolencia. Primero y fundamentalmente, acerca de la noviolencia contra otros seres sintientes. Pero también es acerca de la noviolencia contra la Tierra y contra uno mismo.

Y nunca creas la absurda idea de que tenemos que promover la explotación “humanitaria” para conseguir que la gente se haga vegana. Es al contrario: toda la industria de la explotación “feliz” sólo tiene un objetivo: hacer que la gente se sienta más a gusto consumiendo animales.




2 de septiembre de 2013

Burlándose de Gandhi






En el siglo V (d.C), Agustín de Hipona escribió: "Cum dilectione hominum et odio vitiorum", lo cual significa: "Con amor hacia la humanidad y odio hacia los pecados". Esta expresión la popularizó Gandhi al proclamar: "Odio hacia el pecado; amor hacia el pecador".

Es un buen consejo. No debemos juzgar a otras personas porque en realidad no podemos saber que hay en sus corazones. Pero sí podemos juzgar una conducta como correcta o incorrecta. Y cuando una conducta implica imponer sufrimiento y muerte a otros innecesariamente, entonces no sólo podemos juzgar dicha conducta sino que debemos hacerlo. Esto es lo que significa tomarnos la ética en serio.

Aplicando esto a nuestra relación con los demás animales, podremos decir, por ejemplo, que no vamos a juzgar a aquellos que están involucrados en la explotación animal pero que vamos a dejar muy claro que la explotación de los animales nohumanos es moralmente incorrecta.

Así es como entiendo la ética animal. No tengo interés en juzgar a los individuos. Mi intención consiste en explicar que toda forma de explotación animal es moralmente injusta y que si los demás animales importan moralmente entonces no podemos justificar el comerlos o utilizarlos para cualquier otro propósito. Mi intención es dejar muy claro que si los animales no-humanos importan moralmente entonces el veganismo es la única respuesta racional.

Los bienestaristas tienen un gran problema con esto.

Ellos creen que no debemos juzgar a los individuos pero que tampoco podemos juzgar la conducta de participar en la explotación animal como moralmente incorrecta. Los bienestaristas dicen que no debemos juzgar a la persona que, por ejemplo, consume huevos de gallinas no enjauladas (huevos "camperos" o "ecológicos") ni tampoco debemos rechazar su conducta, en tanto que participa de la explotación animal, porque eso no sería "compasivo" respecto de la persona que está consumiendo esos huevos provenientes de una explotación "humanitaria".

Los bienestaristas afirman que no debemos juzgar a los vegetarianos que consumen huevos y lácteos, y que tampoco debemos decirles que el consumo de huevos y lácteos constituye explotación animal porque eso no sería actuar de forma compasiva hacia los vegetarianos.

Cada vez que proclamamos que el veganismo debe ser nuestra inequívoca base moral, y que debemos rechazar la explotación "humanitaria", tendremos a un coro de bienestaristas cantando el mantra de que criticar el no-veganismo y la explotación "feliz" es actuar sin compasión y empatía hacia aquellos que están involucrados en la explotación animal.

Si pensamos sobre esto nos daremos cuenta de que es absurdo. El bienestarista convierte el consejo de Gandhi, y de Agustín de Hipona, en algo sin sentido: "Ama el pecado y ama al pecador". Los bienestaristas pretenden que no condenemos la explotación animal porque eso podría ofender a quienes participan en ella, evitando así que dejen de hacerlo. 

Pero eso no es más que un rechazo hacia el valor moral de los animales nohumanos. Y esto es el problema fundamental del bienestarismo. El bienestarismo rechaza la noción de igual valor moral entre humanos y no-humanos, y refuerza el antropocentrismo que ha sostenido la explotación animal durante miles de años. Esto es por lo que Peter Singer, denominado como "padre del movimiento los derechos animales", puede decir por un lado que todos los animales (humanos y no-humanos) son iguales, al mismo tiempo que considera que quienes toman al veganismo como un principio coherente son "fanáticos" y afirma que consumir productos de la explotación animal "humanitaria" es meramente un "lujo".

Los bienestaristas se apropian de un concepto —la compasión y la empatía—y lo convierten en una excusa para aprobar una conducta dañina. Dicen que no debemos juzgar al individuo y que tampoco debemos juzgar su conducta.

Renunciar a juzgar una conducta, o no juzgarla correctamente, ha formado parte de la mayoría de los desastres morales que se han producido a lo largo de la historia. Este problema está en la raíz que causa la explotación animal y en la desgraciada existencia de un movimiento que promueve la absurda e injusta idea de que puede haber una explotación "humanitaria".

Nada de esto tiene que ver con la empatía. Tiene todo que ver con poner un sello de aprobación al daño que cometemos. Tiene todo que ver con declarar que la injusticia es aceptable poniendo a la compasión como excusa.

Y todo esto es producto de una manera pensar profundamente confusa.

*****

Si no eres vegano, por favor, elige el veganismo. 

Y no creas el absurdo de que necesitamos una explotación "humanitaria" antes de conseguir el veganismo. Es al contrario; la industria de la explotación humanitaria sólo tiene un objetivo: que la gente se sienta a gusta explotando a los demás animales.

El mundo es vegano si lo quieres.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...