31 de enero de 2010

Acerca de Johnny Weir, campañas de un solo tema, tratamiento y veganismo abolicionista



Tal como establecí en mi anterior ensayo en el blog, creo que el asunto Weir fue una mala idea. Dado que todos los patinadores están usando cuero, lana, etc., el esfuerzo fue similar a tratar de conseguir que una persona en un banquete de bistecs no consuma una cucharadita de su porción de helado.

La Carta abierta a Johnny Weir de Friends of Animals (FoA) es un ejemplo perfecto de lo que considero como el problema central del enfoque de un solo tema: la carta está dirigida a Weir porque él anunció que planeaba usar piel. No fue una Carta abierta escrita a todo el equipo, relativa al uso de animales nohumanos, incluidos el cuero de los patines o cualquier prenda de lana o de seda. No hay una distinción moral coherente entre las pieles, el cuero, la lana o la seda. Weir, muy efectivamente, desvió la atención del tema principal de la Carta abierta, haciendo, él mismo, esta simple observación.

Más aún, la carta abierta se centra en los temas relacionados con el trato, y no con el uso, lo cual considero inconsistente con el enfoque abolicionista. Sinceramente, si el zorro fue asesinado en una granja industrial o en una trampa con acolchado, o en una sin acolchado, o enlazado, etc., es irrelevante. Si el zorro estuviera creciendo en un entorno confortable y asesinado sin dolor mientras duerme, aún lo consideraría como algo objetable. La carta abierta sugiere al público que el problema es cómo el zorro fue tratado, y no el hecho de que el zorro fue usado.

Escribí, varias veces, que menos sufrimiento es siempre mejor que más sufrimiento, y concuerdo con ese pasaje de la carta abierta: 
Cualquiera sea el modo [granja peletera o trampas], no hay nada de glamoroso ni bonito en la crueldad que ellos soportan. Y esto tampoco puede ser moralmente justificado.” 
Pero esto desatiende el hecho de que, aunque la crueldad es un tema importante, el punto principal no es que la crueldad no puede ser moralmente justificada; el punto principal es que el uso –aunque sea “humanitario”– no puede ser moralmente justificado. Esta es la idea que debemos presentar clara e inequívocamente al público, si queremos cambiar algún día el paradigma del uso “humanitario”.

¿Y qué posible diferencia hace que los zorros sean “hermosos”, algo mencionado dos veces en la Carta abierta? Si fueran horribles, ¿haría alguna diferencia? Es precisamente este pensamiento el que nos conduce a estar preocupados acerca de matar a focas bebés pero menos preocupados acerca de la explotación de animales menos atractivos para nosotros. No deberíamos reforzar la idea de que son los animales atractivos para nosotros los que importan —o importan más—, así como no deberíamos promover la idea de que un modelo “lindo” aparezca en algún comercial vegano.

Apoyo los esfuerzos de FoA o cualquier otro grupo o persona que apoye la ética del veganismo. Pero, en cualquier caso, promover el veganismo no es necesariamente equivalente a promover la abolición, lo cual, por las razones que establecí en mis libros, artículos y ensayos, excluye estas campañas centradas en un solo tema y en el abordaje del tratamiento. Esta es una de las razones por las que con frecuencia uso la expresión vegano abolicionista. No todos los autodenominados veganos son necesariamente abolicionistas.

Ciertamente deseo que la HSUS lance una campaña “Hazte vegano”, pero incluso si lo hiciera, eso no la convertiría en una organización abolicionista. Si un grupo promueve el veganismo, pero continúa promoviendo reformas y campañas de un solo tema, ese grupo sigue siendo neobienestarista aunque promueva el veganismo. De hecho, si la HSUS tuviera una campaña “Hazte vegano”, ¡HSUS y FoA lucirían muy semejantes! Tal vez eso explique por qué FoA estaba oponiéndose al enfoque “Hazte vegano” que pedí a la HSUS que adoptara. FoA tal vez está intentando evitar transformarse en una “HSUS light” y quedarse en la segunda facción que Vincent Guihan identificó en su ensayo "Of HSUS and Hegemony: Abolitionist Veganism as a Rising Force" [De HSUS y hegemonía: veganismo abolicionista como fuerza en ascenso]

Como mencioné en el ensayo anterior, extendí una invitación abierta a Priscilla Feral para discutir esos temas conmigo en un podcast. Espero que ella acepte mi invitación.


29 de enero de 2010

¿Una “victoria”? ¿Para quién?


Ayer salió la noticia de que el norteamericano Johnny Weir, patinador artístico sobre hielo, decidió no añadir una piel de zorro blanco al hombro izquierdo de su traje de patinaje, después de recibir “’cartas de odio y amenazas de muerte’ por parte de activistas por los derechos animales.”

Algunos defensores de animales están llamando una “victoria” a la decisión de Weir.

Lo encuentro difícil de entender.

Primero, así como todas las campañas centradas en un solo tema, promovidas por los neobienestaristas, ese incidente sugiere que de alguna manera hay una distinción moralmente relevante entre la piel y otros productos animales. Como observó el propio Weir:
«“Todos los patinadores están usando patines hechos de vaca”, dijo Weir.
Quizás estoy usando un hermoso y pequeño zorro , mientras los demás están usando vacas, pero todos nosotros estamos usando animales”.»
La observación de Weir es correcta, por supuesto. Y sospecho que también se estará usando mucha lana. Es por eso que las campañas centradas en un solo tema, como ésta, tienen el efecto de confundir al público, y no de educarlo.

En cualquier caso, el hecho de que Weir anuncie que no va a usar el ribete de piel en su traje es como si un comensal en una cena con bistecs anunciara que no va a comer la crema pastelera preparada con huevos para el postre. ¿Y con eso qué?

Segundo, y más importante, la decisión de Weir no tiene nada que ver con su rechazo a usar pieles basado en una cuestión moral.

Weir afirma haber recibido “’cartas de odio y amenazas de muerte’ por parte de activistas por los derechos animales:”
«“Espero que esos activistas puedan entender que mi decisión de cambiar mi traje de patinaje no es, de ningún modo, una victoria para ellos, sino un empate,” dijo Weir en su declaración. “No estoy cambiando para satisfacerlos a ellos, sino para proteger mi integridad y la integridad de los Juegos Olímpicos, así como los de mis compañeros de competición.
“Faltan sólo algunas semanas para dar mi largada sobre hielo en Vancouver, por lo que tengo que preocuparme por la técnica y el entrenamiento. Esto es más importante que cualquier traje y que cualquier amenaza que pueda recibir”.»
Esto no es ninguna victoria para los animales. En realidad, es una derrota. Nunca tendremos éxito si una “victoria” está basada en la violencia o amenazas de violencia. La violencia es intrínsecamente errónea y estratégicamente tonta, dado que refuerza la caracterización de “los defensores de animales” como locos que amenazan a las personas para que se le sometan. Es comprensible que esto alimente el resentimiento del público y frustre una discusión seria respecto de la explotación animal.

Quizás Weir estaba preocupado con la posibilidad de que le tiraran una torta mientras estuviese patinando. La preocupación de Weir no es infundada. La semana pasada, PeTA arrojó un pastel a Gail Shea, la ministra de pesca y océanos de Canadá. En todo caso, Weir tomó una decisión práctica, simple y calculada, y no una decisión ética, y le hizo saber esto al mundo.

Si el paradigma fuera a cambiar algún día, necesitamos efectuar una revolución del corazón. En mi opinión, el foco central debe ser la educación vegana creativa y no violenta. Las campañas centradas en un solo tema sólo refuerzan la percepción pública de que la postura de los derechos animales es incoherente: ¿cuál es la diferencia entre un ribete de piel y los patines de cuero o la ropa de lana? Y nunca vamos a llegar a algún lugar con violencia o amenazas de violencia. El problema es la violencia; la violencia no será ninguna parte de la solución.


P.S. Hice cordialmente una invitación abierta a Priscilla Feral, Presidenta de Friends of Animals, el grupo que publicó la carta abierta a Weir, para que discutiera conmigo, en un podcast, la cuestión de Weir y la del buen sentido que pudiera tener o no las campañas centradas en un solo tema. Y, por supuesto, estoy dispuesto a discutir, cordialmente, las cuestiones del neobienestarismo con Wayne Pacelle, Ingrid Newkirk o las cabezas de otras grandes organizaciones, tanto como con Peter Singer y Bernie Rollins.

Quiero enfatizar que de ningún modo cuestiono la sinceridad de cualquiera de esas personas. De hecho, estoy segura de que son sinceras respecto de sus creencias. Sólo que creo sinceramente que el enfoque del neo-bienestarismo, y de las campañas de un solo tema, es erróneo y pienso que discutir esas cuestiones puede ayudar a resolverlas.


18 de enero de 2010

Martin Luther King, Jr.: Su Sueño y Nuestra Realidad




Hoy es el día en que celebramos la vida y el trabajo de Martin Luther King, Jr.

El Dr. King simbolizó dos importantes y fundamentales valores: la noviolencia y la igualdad.

Treinta y dos años después de que el Dr. King fuera asesinado, aún somos una nación con desigualdad. Personas de color, mujeres, gays, lesbianas y otros, son tratados como ciudadanos de segunda clase. Sí, las cosas han cambiado, pero aún no hemos alcanzado la igualdad entre los humanos. Y los animales no humanos continúan siendo "bienes muebles", objetos de propiedad, sin ningún valor inherente.

Treinta y dos años después de que el Dr. King fuera asesinado, aún vemos la violencia como la solución de cada problema. Aún no hemos aprendido que la violencia es el problema; no es la solución del problema.

Deberíamos tomar unos pocos minutos para reflexionar hoy sobre las nociones de igualdad y de noviolencia. Deberíamos decidir hacer realidad el sueño del Dr. King. Al final, su sueño es lo único que redimirá nuestra realidad.


Victor Schonfeld: “Los 5 errores fatales del activismo animalista"




En 1982, Victor Schonfeld hizo el influyente The Animals Film, narrado por Julie Christie. The Animals Film fue la primera película en documentar los modos en que los humanos tratábamos a los no humanos. Para muchos de los que la vimos, soy uno de ellos, la película imprimió imágenes profundas en nuestras mentes y ayudó a motivar al entonces emergente movimiento por los derechos animales.

Recientemente, Schonfeld retornó a un programa en dos partes de la BBC World Service, One Planet: Animals and Us, en el que él pregunta si hemos hecho algún progreso en el movimiento por los derechos animales y si nuestra relación con los no humanos es aún tan explotadora como lo era en 1982. En la primera parte, explora nuestro uso de animales para comida, focalizando en las granjas industriales. En la segunda parte, focaliza en la vivisección. Al concluir la segunda parte, expresó preocupación acerca de que no hubo mucho progreso e incluyó un llamamiento para que el veganismo se convierta en “la base moral” del movimiento por los derechos animales.


La BBC World Service es la emisora con los programas de radio más escuchados en todo el mundo. Es emocionante que el veganismo haya sido discutido en el programa. Si no han oído ambas partes de Animals and Us, por favor háganlo. No concuerdo con todo lo que Schonfeld dijo, pero hizo un tremendo trabajo, dada la complejidad de estos temas y el poco tiempo que tenía.

En la edición de hoy de Guardian (Reino Unido.), Schonfeld publicó un ensayo, "Five fatal flaws of animal activism" [Cinco errores fatales del activismo animalista]


La información destacaba:
«Desde proganda chabacana con desnudos a conceptos dudosos como “carne feliz”, los grupos de defensa de los derechos animales están perdiendo la lucha para un cambio real.»
Schonfeld declaró que su examen de la escena contemporánea al hacer Animals and Us hizo vívido que los esfuerzos de los grupos organizados a favor de los animales han sido, hasta ahora, en gran parte infructuosos en términos de objetivos finales, y que las campañas para pequeños cambios son, muy posiblemente, contraproducentes. El activismo organizado está precisando desesperadamente de nuevas perspectivas.

Identificó cinco problemas en particular: (1) la falla del movimiento animalista para intentar conectarse con otras causas sociales progresistas; (2) el uso del sexismo supuestamente para promover los derechos animales; (3) la asociación que, en efecto, se ha desarrollado entre las grandes organizaciones animalistas y los explotadores institucionales; (4) la promoción de la carne y los productos animales “felices” , y (5) la falta general de estrategia.

Schonfeld finalizó su ensayo:
«Los activistas por los animales no se planteado a sí mismos las cuestiones controvertidas, y las proezas que las organizaciones realizan para exhibirse y autopromoverse sustituyen el trabajo, menos glamoroso, de ayudar, cada uno de nosotros, a cambiar el modo en que vivimos. Mucho ruido, pocas nueces. Quizás es tiempo de revertir eso.»
Yo termino este ensayo con tres reflexiones:

Primero, probablemente Schonfeld está ya siendo bombardeado por las grandes organizaciones de bienestar animal y sus seguidores, quienes están criticándolo por otorgar atreverse a criticar las tácticas de los grandes grupos. Todos nosotros sabemos que expresar cualquier desacuerdo con las tácticas de los grandes grupos, o incluso requerir un debate acerca de aquellas tácticas, es invitar a la recriminación y las acusaciones de ser “divisivo” y “no preocuparnos por los animales.” Si pueden, escriban una líneas a Schonfeld para decirle que aprecian que haya tenido el coraje de tratar esos temas.

También, dejen un comentario inteligente en el sitio de The Guardian. Muchos de los comentarios publicados al presente no están haciendo nada para provocar el debate y la discusión.

Segundo, hoy, el día en que el ensayo de Schonfeld apareció en el diario, es el Día de Martin Luther King, en los EE. UU. Desafortunadamente, aún hay una gran cantidad de racismo aquí y en todos lados, y hoy, y todos los días, debemos reflexionar acerca de los mejores medios de alcanzar la igualdad en el mundo. Para conectar las ideas del ensayo de Schonfeld con el día de MLK, pregúntense a ustedes mismos: ¿hubiera promovido Martin Luther King una campaña, “Prefiero andar desnuda que sentada en el fondo del bus?” No, por supuesto que no.



9 de enero de 2010

Newsweek: Carne "Feliz"



La revista Newswek ha publicado un artículo titulado "No More Sacred Cows" ["No Más Vacas Sagradas]" cuyo encabezado dice así:
«Algunos vegetarianos están volviendo a comer carne, pero sólo cuando proviene de ganado alimentado con pasto y criado de forma sostenible como las vacas de Ghent, N.Y.’s Hawthorne Valley Farm.»
Aquí es a donde el movimiento de carne "feliz" nos está conduciendo. Los animales siguen siendo tratados de forma horrrible y todos ellos terminan sus vidas en el terror del matadero.

La única diferencia es que los humanos ahora se sienten más cómodos consumiéndolos.



4 de enero de 2010

¿Lunes veganos?



Ciertamente, estoy en desacuerdo con la idea de un “Lunes sin carne”. Pero quiero brindar una breve reflexión al respecto.

Como todos ustedes saben, defiendo el veganismo y pienso que el activismo por la defensa de los animales debería consistir principalmente en la educación vegana creativa y no violenta. Debemos enfatizar que el veganismo es fácil y que cualquiera puede hacerse vegano hoy, ahora mismo, si así lo quieren.

Habiendo dicho esto, si alguien me dice ”quiero hacerme vegano pero realmente no puedo hacerlo de inmediato” dejo en claro que pienso que el consumo de cualquier producto animal es moralmente injustificable, pero con frecuencia le sugiero que se haga vegano para el desayuno por algún tiempo, luego para el almuerzo, por algún tiempo, luego para la cena, por algún tiempo. Nunca aconsejo que coma huevos provenientes de gallinas “libres de jaula” o que coma carne “feliz”.

Similarmente, sugerí que las personas que son intransigentes acerca de hacerse veganos inmediatamente, pero que quieren hacerse veganos, traten de hacerse veganos por un día, y luego traten de hacerlo por unos pocos días más, etc, hasta completar siete días siendo veganos.

En este sentido, no tendría ninguna objeción al “Lunes Vegano” (o cualquier otro día), si quedara claro que esto era: (1) un reconocimiento del imperativo ético de que no podemos justificar el uso de animales, y (2) sólo un paso hacia el completo veganismo.

Los “Lunes sin carne” refuerzan la idea de que la carne de los animales es moralmente diferenciable de otra comida con derivados de animales. También son promovidos por muchos como un fin en sí mismo, para reducir las consecuencias medioambientales de consumir carne, o como un consejo de salud, similar a reducir el consumo de alcohol. Por estas razones, no apoyo los “Lunes sin carne.”

Pero apoyaría el “Día Vegano” si quedara en claro que esto era un tema relacionado con nuestras obligaciones morales hacia los animales no humanos y si fuera explícitamente presentado con el objeto de ser un paso incremental hacia el completo veganismo.

Ciertamente, no me opongo a dejar en claro que los productos animales son dañinos para la salud y que tienen consecuencias medioambientales nocivas. Pero pienso que el foco central de tal día debería ser la reflexión moral acerca del uso de los animales, y el mensaje de que debemos mudarnos hacia un veganismo de tiempo completo.

Sin embargo, nunca deberíamos dejar de enfatizar que el veganismo es fácil, y que es algo que alguien puede hacer ahora mismo para dar un paso positivo y significativo en la dirección de la noviolencia.

El “Día Vegano” tendría al menos la virtud de reforzar la noción de que no hay distinción moral significativa entre la carne y los otros productos animales, una fantasía que está continuamente promovida por muchos defensores de animales.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...