27 de noviembre de 2010

Peter Singer y yo concordamos en cuanto a una cosa: la noviolencia





Recientemente, Peter Singer publicó el siguiente tuit en respuesta al recibo, por parte de un vivisector de la UCLA , de hojas de afeitar supuestamente infectadas con sangre contaminada:
«!Uf!… ¿cómo esto va a ayudar a los animales? Todo lo que hace es dar la peor imagen posible al movimiento por los animales.»
Concuerdo con Singer en que una violencia como ésta da una imagen negativa al movimiento animalista y pienso que el problema es más complicado que tan solo la imagen pública. Dejando de lado cualquier problema moral general con la violencia, la travesura de UCLA simplemente no tiene sentido. Sin duda, el vivisector de UCLA está explotando injustificadamente a los animales. Pero así es con cualquier persona que use animales, incluyendo aquéllas que consumen productos animales. 

No hay realmente ningún modo basado en principios para distinguir a aquéllos que se involucran en la vivisección y los que consumen cualquier tipo de carne, lácteos y otros productos animales, incluyendo animales “felices”. Aquellos que promueven la violencia, ¿están dispuestos a considerar a sus abuelos, que cocinan un pavo para el "Día de Acción de Gracias", como un objetivo apropiado de violencia? ¿Están ellos dispuestos a tratar a sus familiares o amigos que comen helados o beben leche o consumen cualquier producto animal, como “la escoria abusadora de animales” que es el objetivo legitimado de la violencia? No, por supuesto que no.

La única manera en que el problema de la explotación animal será resuelta es cambiando el paradigma de propiedad por el de personalidad, y eso no pasará —no encontraremos jamás nuestra brújula moral aquí— mientras consumamos productos animales. Ciertamente nunca va a suceder como resultado de la violencia. 

Si el pensamiento social y el público demandan que el uso de los animales permanezca, nada cambiará. Si cierran diez mataderos hoy y la demanda permanece igual, diez más abrirán mañana o diez mataderos existentes expandirán su capacidad de producción. Para más respecto de este asunto ver: 1, 2, 3, 4, 5, y escuchen mi comentario acerca del tema. También discuto este asunto en mi nuevo libro, "The Animal Rights Debate: Abolition or Regulation?", el cual fue publicado en noviembre de 2010 por la Columbia University Press.

Entonces, aunque Singer y yo discrepemos en cuanto a casi toda otra cuestión dentro de la ética animal, estoy contento porque concordamos en esta importante cuestión de la violencia en la defensa animal. Espero sinceramente que Singer no sea sujeto de amenazas y ataques difamatorios tales como aquéllos que me alcanzaron a mí porque insistí abiertamente en mi condena a la violencia.

El movimiento por los derechos animales cobra sentido sólo como un movimiento de paz y no violencia. Gandhi dijo:



Si queremos ver un mundo en el que no haya violencia contra los más vulnerables, debemos nosotros mismos convertirnos en no violentos y presentar nuestros puntos de vista de manera no-violenta. La no-violencia empieza con nuestro propio veganismo y nuestro uso de la educación creativa y no-violenta para educar a otros acerca del veganismo.

Si no son veganos, háganse veganos. Es fácil; es mejor para su salud y para el planeta. Pero, lo más importante, es lo moralmente correcto para hacer. Veganismo es no-violencia en acción.

Si son veganos, entonces usen todo el tiempo que puedan para involucrarse en la educación creativa y no-violenta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...